Misterios sagrados

2020-03-19

Contenido

I want to pray the holy rosary

De joven Sacerdote se le otorgó la capellanía de una Residencia para ancianos, un lugar que tenía muchos residentes emigrados rusos, y al que iba una vez por semana. Día tras día, hora tras hora, cualquier cosa que estuviera haciendo, estaba orando. Su vida de oración parecía haberse secado; se sentía cansada y distraída, como si Dios estuviera completamente ausente de su vida. El Papa León XIII (reinó) escribió no menos de doce encíclicas y cinco cartas apostólicas sobre el Rosario.

La siguiente serie de oraciones, que consta de un Padre Nuestro, diez Avemarías y un Gloria, se repite cinco veces, una por cada misterio del Rosario. Mientras sostiene la siguiente cuenta única, anuncie el primer misterio del tipo que está orando hoy: alegre, triste, glorioso o luminoso.

I want to pray the holy rosary

Los fundamentos del rosario

El Papa San Juan XXIII () pidió a los fieles de todo el mundo católico que rezaran el Rosario por su próximo Concilio Vaticano II. La devoción del Santo Padre, San Juan Pablo II (), al Rosario fue legendaria; se le veía con mucha frecuencia con el Rosario en las manos. Incluso si en realidad no estaba rezando el Rosario, el solo san alejo hecho de levantar y sostener su rosario era un preludio de la oración, de la contemplación para él, y buscaba vivir siempre en la Presencia de Dios. Sin duda, es la forma de oración más extendida en el cristianismo. Se puede encontrar en toda la Iglesia, desde Irlanda y Francia y Escocia a través de África y América hasta Asia.

I want to pray the holy rosary

El Rosario es una forma sorprendentemente flexible de rezar. No es simplemente san pancracio una larga serie de oraciones vocales que se dicen según un patrón.

Literalmente puede ser una escuela de contemplación; abordado correctamente, nos ofrece un vehículo para orar profunda y profundamente. En este artículo consideraremos brevemente qué es el Rosario y ofreceremos algunas sugerencias concretas para rezarlo. En tercer lugar, el Santísimo Rosario es una oportunidad para unirnos a todos los santos y santos, niños y niñas que recitan esta oración que el Beato Juan Pablo II aclamó como su “favorita”. Imagínense las pobres almas del purgatorio (“La Iglesia sufriente”) que rezaban el Santísimo Rosario. Ahora esperan que los ayudemos en su difícil situación mientras continúan hacia el Reino Eterno.

Qué hacer si no puedes orar

Ayúdame a saber cómo devolverte el amor y apreciar el sacrificio que hiciste para dejar el cielo y venir a la tierra. Enséñame a respetar la ley de mi país y de mi iglesia incluso cuando me oponga. El santo Rosario se puede rezar de manera diferente en diferentes circunstancias; realmente es la oración para todas las estaciones, puede ser oraciones a la virgen maria la compañera constante en mi viaje. Busque las oportunidades que el Espíritu Santo le indica para hacerlas parte de su vida; podría ser una experiencia tan gratificante. A menudo, en las iglesias católicas se encuentra el rezo comunitario del Rosario, ya sea antes o después de la Misa, o durante una Novena u otro servicio de oración.

Perspectivas sobre María

  • Si se usa correctamente, el Santo Rosario es una herramienta para la meditación y la oración suaves, que le permite a uno alabar a Dios mientras reflexiona sobre los eventos de la vida de Jesús y María.
  • Madre María, ruega por mí para que sepa cómo lidiar con el dolor con tanta gracia como lo hiciste en tu vida y, por favor, ayúdame a encontrar e imitar a Jesús en todo lo que hago, para que pueda hacer todo con amor desinteresado.
  • Ayúdame a poner a Dios en primer lugar en mi vida, en mi trabajo, incluso cuando las cosas no van como deseo.
  • Debido a que ahora rezo el rosario con más frecuencia, lo tengo en mi mente mucho más que antes y como lo rezo durante todo el día, llevo mi rosario conmigo.
  • Querido Jesús, te quedaste en el templo predicando acerca de tu Padre, y pasaron 3 días, aunque querías estar con tu madre y tu padre, sabías que viniste en una misión para servir a tu Padre y ganar almas para el cielo.

Imagínense los Fieles aquí en la tierra (“La Iglesia Militante”) que actualmente rezan el Santísimo Rosario. Están convencidos del poder intercesor de Nuestra Santísima Señora y reconocen la habilidad que Dios les ha dado para cambiar corazones y mentes.

Muchos católicos encuentran en este un escenario natural y enriquecedor para su devoción al Rosario. Dado que el Rosario se desarrolló como una forma para que los laicos unieran sus oraciones a las de los monjes en el Oficio Divino, la forma habitual de rezar el Rosario en común es adecuada: nos recuerda a los monjes en el coro.

I want to pray the holy rosary

Imagínense los santos en el cielo (“La Iglesia triunfante”) que rezan el Santísimo Rosario. Con la abundante gracia de Dios, han logrado su objetivo de unión perfecta con Jesucristo en el Paraíso.

Realiza un comentario